Pánico escénico del músico: 10 ideas a combatir

1.    Un buen músico no tiene pánico escénico

Meterse este tipo de ideas en la cabeza os incitará a ocultar el pánico para que no se vea: tenéis miedo a mostrar el miedo y entráis en un círculo vicioso. Evitad presionaros más todavía: aceptad vuestro miedo escénico! Y pensad en Jacques Brel, gran interprete que se ponia enfermo antes de cada concierto: incluso los mejores tienen pánico escénico.

2.    El pánico escénico pasa con los años

Acompaño a músicos experimentados que tocan en orquestas sinfónicas desde hace más de 20 años y que tienen miedo escénico. Sigue leyendo

Síndrome de sobrecarga, distonía de función: la patologías graves del músico

No me gusta jugar a ser alarmista. Pero los músicos profesionales pueden enfrentarse a dos patologías graves que a lo peor, pondrán en peligro su carrera: el síndrome de sobrecarga y la distonía de función.

Estos son los casos más difíciles de tratar. Hace falta meses, incluso años para que se curen y no todo el mundo se cura, particularmente los que se empeñan en tocar a pesar del dolor. Un consejo: ¡Consultad con los primeros síntomas alarmantes! Cuanto antes se afronte el problema mayor probabilidad de curación. Sigue leyendo

Guitarristas clásicos: consejos para mejorar vuestra postura

Los guitarristas clásicos, como todos los músicos, adoptan a veces una postura inadaptada que les molesta para tocar y que puede ocasionar dolores. Un ejemplo reciente: durante un curso en el Pôle Superior de Lille trabajé mucho con Clovis, un joven que se quejaba de dolores en el cuello. Sigue leyendo

Estuches de instrumentos: señores fabricantes, propongan algo mejor !

Músicos: Debéis saber que el hecho de llevar regularmente vuestro instrumento no ayuda a vuestros problemas corporales. Y los fabricantes de estuches no ayudan mucho: podrían diseñarlos mejor para evitar, entre otras cosas, dolores cervicales o en los trapecios y hormigueos en los dedos. Sigue leyendo

Tendinitis del músico: los baños de contraste las pueden aliviar

¿Eres músico y sufres un inicio de tendinitis? Los baños de contraste os pueden aliviar. (he dicho aliviar, no curar!) porque facilitan la evacuación de productos tóxicos que provocan inflamación del tendón. Los he aconsejado frecuentemente a los pacientes y la mayor parte han constatado que el dolor disminuía.  Entonces, por qué no intentarlo?

En la práctica, ¿Cómo se hace? Sigue leyendo

Trabajo corporal: en orquesta es más complicado

Hace cuatro años que trabajo con músicos profesionales de dos grandes orquestas. Se pueden encontrar en ellos los problemas específicos de cada instrumento pero también se añaden las dificultades propias de tocar en una formación grande. Teneis aquí una lista breve. Que levanten el dedo los que se reconozcan Sigue leyendo

Formaciones sobre gestos y posturas del músico: a quien se dirigen

Espero que la formación sobre gestos y posturas de los músicos será enseñada un día en los conservatorios y escuelas de música: debería ser parte de un programa de base propuesto a los alumnos. De la misma manera, debería estar integrada en la formación de todos los profesores de instrumentos. Pero no estamos ahí, son los músicos los que tienen que dar el paso de encontrar un curso y a veces el financiamiento. Sigue leyendo

Los dolores de los músicos, inventario rápido

¿Sois músico amateur o profesional y sufrís a menudo dolores durante y después de haber tocado? No es normal, ni aceptable y os animo a no dejarlo: corréis el riesgo de sufrir cada vez más y quizás de tener que parar la música algún tiempo. Los riesgos existen para todos los instrumentos: hagamos un rápido inventario. Sigue leyendo

Algunas claves para observar la postura de vuestros alumnos

Evidentemente, estáis atentos al sonido de vuestros alumnos, a su interpretación, a su forma de sostener el instrumento. Pero, ¿llegáis a observar su postura? Yo le dedico mucho tiempo en mi formación para profesores y os animo a descubrir esta forma de trabajo. Sigue leyendo

Violinistas, aprended a tocar hacia delante

El violinista dispone de gran libertad de movimientos con el instrumento y sobre el instrumento. El riesgo es que esta libertad, sinónimo de inestabilidad, incita al final a fijarse. Llevando el cuerpo hacia delante, utilizando las escápulas y trabajando la respiración (sí, sí!) el intérprete evita esta trampa e instala una movilidad del conjunto del cuerpo. Sigue leyendo