Tendinitis del músico: los baños de contraste las pueden aliviar

¿Eres músico y sufres un inicio de tendinitis? Los baños de contraste os pueden aliviar. (he dicho aliviar, no curar!) porque facilitan la evacuación de productos tóxicos que provocan inflamación del tendón. Los he aconsejado frecuentemente a los pacientes y la mayor parte han constatado que el dolor disminuía.  Entonces, por qué no intentarlo?

En la práctica, ¿Cómo se hace?

Preparad dos palanganas de agua suficientemente grandes para meter la totalidad de la zona dolorosa; en el músico se trata frecuentemente del codo o el antebrazo.

Llenad una palangana con agua a 15º aproximadamente y otra con agua a 38 o 39º (temperatura de un baño bien caliente).

Después sumergir sucesivamente la zona dolorosa (para las tendinitis del codo es necesario sumergir todo el antebrazo) de una a otra palangana durante 15 minutos: 30 segundos en el agua fría, un minuto en el agua caliente y así sucesivamente. Podeis hacerlo durar más una parte o la otra, por ejemplo 50 segundos en el agua fría si os sentís mejor.

Practicad los baños de contraste 2 o 3 veces al día. Si disponéis de poco tiempo hacedlo por lo menos una vez por la noche justo antes de acostarse: vuestros músculos continuarán relajándose y « reconstituyéndose » durante la noche.

¿Por qué esto alivia?

En el agua fría vuestros vasos se contraen, en la caliente se dilatan. Funcionan como una bomba y estimulan la circulación de sangre cargada de oxigeno. Esto va a « limpiar » los tendones acelerando la evacuación de los productos tóxicos, origen del dolor y de la inflamación.

Por tanto, habrá que hacer los baños de contraste después de tocar y no antes.

Se que muchos músicos deseosos de trabajar, no tendrán ganas de seguir este consejo. Razonarán de esta manera: « Mi problema es ya tengo demasiado dolor para tocar. Si hago los baños de contraste antes de tocar quizás pueda acabar la repetición o el concierto ».

Yo les desaconsejo totalmente actuar así: obstinarse en trabajar con una tendinitis ya instalada, es correr hacia la catástrofe.

Curar una tendinitis: un problema gestual

Si los baños de contraste no pueden curar una tendinitis es porque no tratan la causa. Detrás de toda tendinitis, hay un gesto inadecuado que hace sufrir el cuerpo. Esto pasa cuando el trabajo no es demasiado intenso o repetitivo. Se rompe cuando el ritmo se acelera antes de un examen, un concurso o una serie de conciertos.

Los baños de contraste os ayudarán a reducir la inflamación. Pero si el gesto que crea la inflamación continua, no os curareis. Como un buen antálgico, calma el dolor de muelas  pero no cura la caries.

Tendré la ocasión de volver al tratamiento de fondo de las tendinitis próximamente. Mientras tanto no os privéis del placer de los baños de contraste: los que los practican sólo hablan bien de ellos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>