Violonchelistas : permanecer en movimiento a pesar de la pica

Para el violonchelista, la pica es a la vez un confort ( no hay que portar un instrumento)y trampa: crea un punto fijo que puede contribuir a fijar la posición ya que el músico se apoya en la parte superior de la caja. Para tocar bien sin sufrir problemas de espalda (patología nº1 del violonchelo) hay que aprender a moverse alrededor del instrumento.

Tocar con tono postural.

Como todo instrumento “sentado”, el violonchelo empuja al interprete hacia dos trampas:

• la posición « curvada» dificulta la respiración, solicita en exceso los músculos de la espalda, crea tensiones permanentes sobre la columna y pone en riesgo la aparición de dolores de espalda.

• la posicion « hundida », frecuente en los niños y los adolescentes, comprime los discos intervertebrales y disminuye la velocidad de las manos.

En los dos casos, la respiración y los movimientos de los brazos están perturbados y con ellos la eficacia y calidad de la interpretación: es un punto a trabajar con prioridad.

El profesor vigilará que la talla de la silla corresponda a la talla del niño: existen vilonchelos de talla reducida para los niños pero no siempre sillas pequeñas…

El saiento será más hacia el borde de la silla que al fondo, con una ligera báscula de los hombros (no de esternón) hacia delante: el músico debe ir hacia el instrumento, con una postura dinámica, y no tirar de él hacia atrás.

El apoyo sobre los pies es decisivo: el vilonchelista necesita anclarse al suelo y tener energía para construir su postura.

Aprender a moverse alrededor del violonchelo.

Se sabe que ciertos violonchelistas tienen dolor en el esternón debido al apoyo permanente sobre la caja. Algunos incluso ven aparecer una enduración. Estos signos son el testimonio de la «fijación» del intérprete a su instrumento. Pero, ¿Cómo utilizar con virtuosismo los miembros superiores (brazo izquierdo en particular) y las manos si todo lo que les rodea está estático?

El violonchelista debe entonces buscar a moverse alrededor de su instrumento, incluso si los movimientos están restringidos.

Es necesario un trabajo especíco. Consiste en « enrollar » la espalda y hundir el pecho, espirando completamente con el fin de separar el esternón de la caja. Se introduce así movimiento, una postura alternativa, una posibilidad de desplazamiento por el hombro y el codo izquierdo; diversas formas de mejorar su confort y  su interpretación.

Atención: no se trata de reemplazar la posición anterior por esta postura nueva, sino de instalar una alternancia y por tanto una movilidad. El instrumentista debe aprender a abandonar el apoyo sobre el instrumento, volver a él y volver a dejarlo de nuevo.

Este trabajo va a la par de una puesta en marche de una respiración fisiológica, profunda y regular: un violonchelista que respira a golpes o al mínimo tiene un riesgo adicional de tensiones. A la inversa, si la respiración se libera, el sonido es mejor.

Brazo izquierdo: atención a las tensiones.

No es natural tener un brazo separado del cuerpo y doblado al mismo tiempo. El violonchelista trabaja con el brazo izquierdo en esta posición, con riesgo de tensiones progresivas cuando las sesiones se prolongan o se multiplican, Algunos sienten hormigueos en la mano izquierda, acompañados a veces de una perdida de sensibilidad táctil; otros son víctimas de tendinitis en la mano izquierda.

En un principiante es importante instalar un  hábito de movimiento y de relajación, tanto para la mano como para el brazo. Y tener un apoyo solido en las escápulas.

Al comienzo, la mayor parte de los profesores sólo trabajan la primera posición, la más lógica musicalmente pero no la más fácil. Hay que vigilar que el alumno no se coloque con tensiones, es un defecto que le costará corregir.  Y no dudar en trabajar la cuarta posición adaptándola musicalmente.

El emplazamiento preciso sobre las cuerdas, muy delicado, al principio difícilmente sepodrá efectuar sin la ayuda de la mirada. No prohibírselo a los debutantes: Girando la cabeza, el cuello y la mirada, evitará que la postura se crispe, tan frecuente en el violonchelo. Por supiesto, el alumno debe aprender a utilizarlo con moderación y a reposicionar pronto el control visual efectuado.

2 pensamientos en “Violonchelistas : permanecer en movimiento a pesar de la pica

  1. Hola a todos, hace un mes que estoy con el cello, y estoy practicando un poco. Tengo un problema: ¿Como hago para que el Violoncello no se me caiga hacia adelante?, se me resbala, y no puedo tocar por que debo sostenerlo. ¿Como se hace?. Gracias. Espero sus comentarios, saludos!

  2. Hola ! Me gustaria que me den un consejo cual es el ejercisio para dejar de levantar inconcientemente el hombro derecho cuando toco con el arco ? Muchas gracias por su respuesta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>