Pánico escénico del músico: los 15-20 años muestran el ejemplo

He tenido la oportunidad de vivir una experiencia apasionante: realizar una formación sobre el tema del Pánico escénico para músicos jóvenes (15-20 años de media) que formaban parte de un curso para llegar a ser profesionales.  Contrariamente a muchos de los más mayores, ellos no creen que si tienes el Pánico escénico, no eres bueno: ellos lo asumen!

El pánico escénico se trabaja.

Su lógica es más bien la de aquella clarinetista de alto nivel que decía a un alumno durante una master-class: el pánico escénico es como la técnica, se trabaja

Se trabaja efectivamente para escapar de la manos húmedas, de la respiración que se bloquea, de los temblores, de la vista que se nubla. Estos síntomas los habéis sentido un día u otro. Reconozco que yo también los he sentido con mi modesto nivel de pianista amateur, tocando delante de mis amigos una pieza estudiada durante mucho tiempo!

¿Cómo afrontáis el pánico escénico con vuestros alumnos?

Muchos profesores se sienten indefensos ante el pánico escénico. Encontramos por un lado, aquellos alumnos que no saben combatirlo (normal porque la gestión del pánico escénico no se enseña en la escuela de música ni en el conservatorio) y por otro, los que tratan de enmascararlo para no ser pillados en « falta ». Alimenta así un círculo vicioso: no quiero mostrar que tengo el pánico escénico, me presiono, añado stress y por tanto tengo más pánico, etc.

Una alumna de CEFEDEM (Centro de Formación para la Enseñanza de Danza y Música) que preparaba una memoria sobre el pánico escénico me contó que había pasado un cuestionario a todos los profesores de su Conservatorio. El tema principal:      « ¿Cómo afrontáis el pánico escénico con vuestros alumnos? ». Hubo un 80% de no respuesta. El 20% restante decían que explicaban a sus alumnos los  « trucos  » que les iban bien a ellos.

Los músicos jóvenes rompen la barreras.

¡Volvamos a nuestros jóvenes! Lo que me ha chocado es que entre ellos había muy pocas resistencias, barreras, dudas en sus capacidades para evolucionar. Durante dos días han trabajado su entrada en escena, experimentado diversas técnicas de relajación, analizado sus miedos, (comenzando por la mirada de los otros), aprendido a trabajar con el cuerpo y no contra él.

Era un placer ver su entusiasmo y su implicación. Al final de la formación han propuesto seguir haciendo ciertos ejercicios entre ellos.

¡Esperemos que inspiren a otros! Hacerse el ciego con el pánico escénico es retardar el problema. Decidir comprenderlo y afrontarlo es comenzar a positivarlo. Se sabe que ciertos grandes músicos no tocan en público si no están atiborrados de betabloqueantes y otros que limitan en la medida de lo posible tocar como solistas. ¿No sería más simple abordar el problema desde edades tempranas para no arruinar tantos esfuerzos y talentos?

Un pensamiento en “Pánico escénico del músico: los 15-20 años muestran el ejemplo

  1. Bueno, este articulo es verdaderamente interesante y ademas aorda un tema que ni se tiene siquiera en cuenta dentro de nuestras carreras, ahora que si alguien tiene algunos ejercicios que le funcionen y puede recomendar, seria genial, porque la verdad a mi no se me ocurre por el momento alguno, tal vez en planteamiento directo, y de acuerdo a cada situacion, pero evidentemente este panico les llega a todos aunque no sea lo mismo para nadie.

    Si alguno pudiere ayudar, seria perfecto.

    Gracias y saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>